Sin título


Promiscua
Periódico 4º- Poder (Facebook)

Cierto es que la alcaldesa de Lerdo ha sido (y sigue siendo) muy criticada por su actuación al frente de la administración municipal.
Cierto que ella misma ha dado motivos para ganarse el repudio de sus conciudadanos que se ven carentes de obra pública mientras la riqueza personal de la presidente crece muy explicablemente.
También es cierto que los miembros de “su” cabildo le han impedido llevar al cabo los interesados deseos de concesionar el alumbrado público por 12 años en que se tendrían que pagar millonarias e injustificadas cantidades a una empresa foránea.
También es verdad que el partido que la postuló la considera una traidora y tiene en mente su expulsión, cosa que a la munícipe tiene sin cuidado pues ayuda y patrocina a Movimiento Ciudadano donde su hijo va como regidor impuesto “a la brava” y a otros partidos.
En las redes ha recibido insultos de todo tipo; la han comparado con Fiona, la de la caricatura; le han dicho “dinosáurica”, han publicado que es más vieja que Chabelo y la han acusado de todos los males del mundo.
Sin embargo, llamarla promiscua, como lo comentan en las redes en una publicación de “Goyita M PF” o es un gravísimo error quien hace el comentario o sabe lo que muchos ignoramos.
La promiscuidad, en una de sus acepciones es una cosa mezclada de forma confusa o indiferente.
También se dice que “a la hora de dejar patente el origen etimológico de la palabra promiscuidad podemos establecer, de manera clara, que aquel se encuentra en el latín.
En concreto, emana del vocablo promiscuus, que puede traducirse como “revuelto” y que está compuesto por dos partes diferenciadas: el prefijo pro-, que es equivalente a “hacia delante”, y el verbo miscere, que es sinónimo de “mezclar”.
Sin embargo, su más conocida connotación es como relación sexual poco estable con y distintas personas. Y es allí donde quien hace el comentario no sabe lo que escribe y desconoce el significado de la palabra o es tanta la animadversión, incluso odio, que da pie para hacer afirmación tan grave.
María Luisa es esposa, madre, tía consentidora y protectora de sus amigos; quizás haya hecho un papel reprobable al anteponer sus intereses a los de la ciudadanía, quizás tengan razón los que la acusan de desvíos y riqueza mal habida pero de eso a ser promiscua, hay mucho trecho.

Sin Bozal

.-INFORMACION PERIODISTICA LA PALABRA; es la mayor virtud y riqueza de un hombre, el que no la tienen ni cumple, esta hueco

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente