Sin título


Lobo con piel de víctima
Periódico 4º. Poder (Facebook)

Dice la alcaldesa de Lerdo María Luisa González Achem que sufre violencia política; que es víctima de ataques que no merece y que ha trabajado más o menos igual que sus antecesores.
Le resulta inexplicable que luego de maniobrar para que su hijo contendiera como candidato a regidor por Movimiento Ciudadano, el PRI, su partido hasta ahora, pretenda expulsarla y dice que en caso de que eso ocurra “no acatará la decisión”.
Llama a los candidatos a dirigir el PRI nacional “a poner orden”, el orden que ella quiere.
Olvida que buscó de todas formas posibles que el ISSSTE la declarara incapacitada para cobrar sin trabajar; olvida que luego estuvo bastante “capacitada” para ser diputada, alcaldesa, hacerse rica con el desempeño público, para meter a más de veinticinco familiares y allegados a la nómina municipal y para hacer sus caprichos que le han valido no sólo la amenaza de un PRI en decadencia y como siempre marrullero, sino que peleó públicamente con sus regidores, con el que fuera su tesorero, con el síndico que no le aguantó desplantes y majaderías.
Peleó con gente a la que dice haber apoyado económicamente e incluso haber sacado del Cereso de Durango por delitos diversos.
En lo único que de veras ha estado incapacitada es en mantener los servicios públicos trabajando; la basura se acumula por doquier, los camiones recolectores no reciben mantenimiento; los agentes de tránsito están convertidos en un peligro para los conductores a los que infraccionan por cualquier motivo y la ciudad se deteriora a ojos vistas.
Los parques y jardines están abandonados o convertidos en tianguis, nada se ha hecho contra la plaga de ratas en la Plaza Principal y la mordacidad de la gente en las redes sociales ha exigido que se acabe con las ratas de la plaza pero también con las del Palacio Municipal.
Sólo los abyectos y beneficiarios de sus acciones le aplauden, tan recio y tan cerca que la alcaldesa ahora no comprende el generalizado rechazo ciudadano.
Largo sería enumerar en tan corto espacio sus lesivas acciones como el sindicalizar a sus protegidos provocando pleitos entre cetemistas; la opacidad de los recursos del “Lerdantino” que sólo sirvió para obtener dinero que sólo ella sabe dónde quedó y... tantas cosas como usted está pensando y quizás quiera agregar a este comentario.

Sin Bozal

.-INFORMACION PERIODISTICA LA PALABRA; es la mayor virtud y riqueza de un hombre, el que no la tienen ni cumple, esta hueco

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente