Sin título


Simas. Sideapa y Sapal
Periódico 4º. Poder (Facebook)

La pavorosa Comisión Federal de Electricidad ha hecho cera y pabilo con la economía de los municipios comarcanos al cobrarles tarifas exageradas, cortándoles la energía eléctrica a las oficinas desde donde se ordena el suministro de agua y luego a los sistemas operadores, tanto al Simas como al Sideapa y al Sapal.
La primera de Torreón, la segunda de Gómez Palacio y la tercera de Lerdo, aunque también lo ha hecho con otros organismos como el de Matamoros.
Las autoridades gomezpalatinas son las únicas hasta ahora, que legalmente la han ganado a la CFE para que deje de cortarles la energía y ello, gracias al coraje de la alcaldesa Leticia Herrera Ale quien desde que fue senadora y antes, tenía un claro resentimiento contra la paraestatal.
Los cortes provocaron el enojo de los alcaldes que, cosa rara, se unieron para elevar y hacer públicas sus protestas (a excepción de la alcaldesa de Lerdo, ocupada en otros menesteres) y hacer ver que algo hacían para evitar la afectación a cientos de miles de personas.
Hasta allí todo bien; lo que no lo está es que los sistemas operadores del agua donde se trabaja con deficiencias y muchas veces con despilfarro, los errores se cargan a los consumidores.
Ejemplos sobran y de todos son conocidos pero, para muestra el botón de un usuario que vive en una casa donde son sólo tres personas y en donde los recibos del Sideapa llegan puntualmente mes tras mes pero cada vez con el cobro más abultado.
Que si el bajísimo incremento anual, que si el consumo fue mayor, que si... pretextos no faltan pero el cobro nunca disminuye y por el contrario aumenta inexplicablemente.
Sideapa, Simas y Sapal hacen lo mismo que la CFE: exaccionan al particular, elevan sus tarifas sin aviso ni argumento ninguno.
Los alcaldes sintieron el sabor de la injusticia, protestaron, incluso como la alcaldesa de Gómez Palacio peleó y ganó el amparo definitivo para que no le corten la luz... ¿no creen que los usuarios del agua sienten lo mismo?

Sin Bozal

.-INFORMACION PERIODISTICA LA PALABRA; es la mayor virtud y riqueza de un hombre, el que no la tienen ni cumple, esta hueco

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente