Sin título

 

Gómez Palacio para la demagogia
Miguel Ayax González Hubbard
Periódico 4º. Poder
Ignoro cuántos empleados municipales haya; desconozco el número de funcionarios públicos, jefes de departamentos, subjefes, secretarios, familiares y “aviadores” familiares de Marina Vitela y Omar Castañeda en la nómina municipal que, cuando menos dos regidores Francisco Bardán Ruelas y Aideé Román Vázquez, creen son 27; sólo en las corporaciones de seguridad se tienen datos del número de policías y agentes de tránsito y vialidad que deben fluctuar en un número superior de los mil quinientos; cuente usted a los hombres y mujeres que con carros de mano barren y limpian las calles del centro de la ciudad, los jefes de cuartel en los ejidos, los “quitaplacas” de los parquímetros y los trabajadores todos del Sideapa y Servicios Públicos que tiene personal en Alumbrado, Limpieza, Parques y Jardines etcétera y a los parientes y amigos de los que gobiernan.
¿Y a qué viene esta larga y numerosa cuenta?.
A que la campaña “Así quiero a mi Gómez Palacio” es más por demagogia que por el deseo de mejorar los servicios.
Antier, salí de mi casa minutos antes de las nueve de la mañana para ir a una conferencia de prensa a la CNOP y luego a un evento del Partido Encuentro Social; apenas di vuelta en la esquina y en el parquecito que está frente a la Cooperativa Agropecuaria vi a un hombre haciendo ejercicio en un campo lleno de basura, yerbajal por todos lados, con perros alrededor que son un peligro... y tomé la foto.
Para llegar a la CNOP tuve que estacionarme a casi tres calles (el centro siempre saturado y la amenaza de los parquímetros me obligaron a ello) y camino a mi compromiso vi salir de las oficinas del INE a una pareja de hombres, uno de ellos invidente que batallaron para subir -en las “banquetas altas”- un pavimento en mal estado, con escalones y rampa casi destruidos, en pleno centro de la ciudad.
Y es allí donde uno puede pensar que si en un corto recorrido se encuentran “a flor de piel” las anomalías ¿para qué quieren las autoridades municipales el apoyo ciudadano para mejorar los servicios?
¿Qué no sería mejor que de veras se pusieran a trabajar
Campañas mentirosas a nadie convencen ¿o no?
Sin Bozal

.-INFORMACION PERIODISTICA LA PALABRA; es la mayor virtud y riqueza de un hombre, el que no la tienen ni cumple, esta hueco

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente